viernes, 29 de diciembre de 2017

Dos Monstruos

Foto 1





Foto 2

Imágenes integradas 1








Foto 3





Foto 4







Foto 5

ELEFANTES PREHISTÓRICOS

 LIOPLEURODÓN  ARGENTINO

Su nombre significa  "diente de lado suave" , dado que cuando fue ubicado, todavía conservaba el esmalte en su dentadura. 
Se trata de un "Pliosaurio", un colosal "saurio marino" que existió desde hace 160 a 155 millones de años atrás, durante el Jurásico Medio y Superior. 

Sus características anatómicas principales son : cráneo enorme, boca gigante, llena de dientes afilados como navajas que le permitían rebanar a sus víctimas; cuello musculoso, cuerpo robusto, con cuatro grandes "paletas" que lo impulsaban por el agua.

Poseía costillas gastrales a lo largo de su vientre, que le permitían "arrastrarse" por la costa arenosa, para fagocitar las crías de los nidos de tortugas y de otros reptiles marítimos, que salían a desovar en tierra firme.

El hallazgo fue realizado por la paleontóloga argentina Zulma Gasparini en el Cerro "Los Catutos",( en las formaciones  Vaca Muerta y Mulichinco ).- 

El mayor ejemplar mide 14 metros y el menor 12 metros de longitud corporal.



ARGENTINOSAURUS:  Su nombre significa "Reptil de Argentina" y sus restos fosilizados se encontraron en Plaza Huincul.  

Se trata de un "Saurisquio sauropodomorfo" herbívoro de cuello y cola largos, un titanosáurido del Cretácico superior, que vivió hace 95 millones de años. 


Midió 40 metros de largo, 10 metros de alto y su peso ha sido calculado en unas 100 toneladas.  Este reptil vegetariano y cuadrúpedo, fue sin lugar a dudas, uno de los mayores dinosaurios del mundo. 

Su enorme mole corporal, indudablemente lo ponía a salvo de cualquier depredador; en su edad adulta no tenía rivales que temer. 




GIGANOTOSAURUS  CAROLINI  : Su nombre significa  "Reptil gigante del viento del Sur" y deriva de su descomunal tamaño, pues era más grande aún que el Tiranosaurio Rey.  

El señor Rubén Carolini halló sus restos fosilizados en una laguna, en 1993.

Se trata de un reptil carnívoro bípedo, un Terópodo Tiranosauriano del Cretácico Medio,  (100 a 105 millones de años atrás).

Medía más de 15 metros de largo, 4,60 metros de altura a la cadera, y erguido alcanzaba  los 8 metros de altura.  Su peso superaba las 10 toneladas.



ELEFANTES  PREHISTÓRICOS :

Hace 35 millones de años, ya se había diseñado el plan básico del cuerpo del paquidermo: piernas gruesas, tronco largo, gran tamaño y colmillos. 

Uno de los más impresionantes fue el  Deinotherium "mamífero terrible".Este proboscídeo, que superaba los 12 metros de largo, es uno de los mamíferos más grandes que ha vagado por nuestro planeta.

De hecho, el Dinoterio  pudo haber inspirado los cuentos de "gigantes" en tiempos históricos, ya que sobrevivió hasta bien entrada la "Edad de Hielo".


El Gonfoterio "mamífero atornillado", presentaba colmillos inferiores en forma de pala, las utilizaba para cavar las plantas en suelo blando y pantanoso.

Estuvo ampliamente difundido por las tierras bajas de África, Eurasia y Norteamérica, desde hace 15 millones de años, hasta hace 5 millones de años. 

Los Gonfoterios se extinguieron, cuando debido a los cambios climáticos derivados de fenómenos cósmicos, los lechos de lagos y cauces de ríos,donde dragaban sus alimentos, se secaron. 



Los GONFOTÉRIDOS  fueron los grandes mamíferos terrestres dominantes durante el período Mioceno. En cualquier región había  muchas especies distintas al mismo tiempo. 

Habían pasado desde África del Sur  a Europa y al subcontinente  indio hace 25 millones de años, al principio del Mioceno. 
Hace 15 millones de años,llegaron a Norteamérica. 

Con más de 3 metros de altura,  estuvieron ampliamente difundidos desde comienzos del Mioceno al principio del Plioceno. 

Han recibido en función de sus variedades, nombres tales como Trilophodon y Tetralophodon.

La mandíbula inferior,con sus colmillos paralelos, era muy larga. Es posible que se utilizara  combinada con una lengua igual de larga.

Algunos comían hojas de arbustos, pero había otros que vivían en las ciénagas, alimentándose de plantas acuáticas tiernas.


El  AMEBELODÓN existió en la América del Norte a fines del Mioceno. Sus curiosos colmillos tenían la forma de " paletas anchas ".
Hace 10 millones de años, los bosques se convirtieron en vastas praderas, atravesadas por muchos ríos sinuosos, donde abundaban exuberantes plantas acuáticas. 

En este ambiente ideal, se desarrolló el Amebelodón.
Los colmillos aplanados en la alargada mandíbula inferior, situados uno junto al otro,formaban una especie de pala, que se proyectaba más de un metro y que tenía un borde cortante como el de un hacha. 

Se supone que sujetaría  las plantas acuáticas, entre la trompa aplanada y los colmillos. Así las arrancaría del fondo del río y después las empujaría con la trompa a lo largo de la pala, hasta introducirlas en la boca. 

Tan excesiva especialización los hizo vulnerables a los cambios ambientales y climáticos. 



DEINOTHERIUM :


Este elefante descomunal, era un verdadero coloso entre colosos.

Con sus  5  metros de altura y casi  14  toneladas de peso, el famoso Dinoterio fue por sus dimensiones, el 2do. mamífero terrestre que deambuló por los continentes. 

Un nuevo  MAMMUTHS, descubierto en China, el Sungari,le disputa este sitial de privilegio. 

Si fuese cierto que éste, llegó efectivamente a pesar 17 toneladas, se colocaría inmediatamente  después del Indricotherium.

El Dinoterio tenía sus colmillos en la parte baja de la mandíbula inferior, y ninguno en la superior. Estos colmillos se doblaban hacia abajo, casi en ángulo recto y eran curvos. 

Posiblemente, los usaba para arrancar la corteza de los árboles y desenterrar raíces y tubérculos de los que se alimentaba. 

Desaparecieron  hace 2 millones de años, debido a cambios climatológicos  ocasionados por fenómenos celestes.

Pequeñas variaciones en la órbita terrestre, cambios en la actividad solar ( sobre todo variaciones en las manchas solares ) y radiaciones cósmicas de una estrella supernova cercana al Sistema Solar, pueden haber provocado cambios de tal magnitud,  que derivaron en la extinción de estos magníficos ejemplares de la Era Neozoica, Terciaria o Cenozoica.  



Nutrida galería, nueva versión

Kronosaurus, Liopleurodón, Pliosaurus funkei, Mosasaurus, y otros magníficos representantes de la megafauna marina, cuando los dinosaurios reinaban sobre la Tierra


Galería de imágenes


Liopleurodón gigantesco reptil acuático comparable a un cachalote de 50 toneladas


Reconstrucciones del aspecto de Mosasaurus


Comparación de tamaños de monstruos marinos


Tilosaurio: Reconstrucción de 1899

Tylosaurus : reconstrucción del monstruo con su lomo erizado de espinas, filosas  puntas y cresta.


Tilosauro : Obsérvese el puntiagudo hocico y la ubicación de las fosas nasales, así como la peculiar cresta sobre el lomo y la poderosa cola, principal órgano impulsor del enorme cuerpo.


Mosasaurus


 Tilosaurio  de musculosa y aplanada cola, engullendo a un Hesperornis. gran ave buceadora y no voladora.


El monstruo emergiendo a la superficie marina.

Otra variedad de Tilosaurio, con el lomo acorazado y ornado con hermosa cresta.


Interesante reconstrucción de un mosasáurido, con el lomo erizado de espinas, garfios en los extremos de las  aletas y anchísima cola, principal órgano de propulsión del monstruoso reptil.


El Dino-tilosaurio

Maqueta  alemana muy precisa, del famoso Tylosaurus proriger.

Modernísima reconstrucción de un Mosasáurido, provisto de puntiaguda cresta, devorando calamares.

Maqueta muy fiel, de una variedad de Mosasauro con el lomo adornado por ondulante cresta.

Impresionante visión paleoartística del monstruoso reptil, emergiendo entre la espuma del mar.


Reconstrucciones de dos variantes del  Tylosaurus proriger.

MOSASAURUS


A pesar de su parecido con los cocodrilos, los mosasauros no eran sino "saurios marinos" (emparentados con los plesiosauros), que alcanzaban fácilmente los doce metros de longitud,aunque también existieron ejemplares mayores, que llegaban a los quince metros.

Nadaban en la superficie de las aguas, y con sus potentes mandíbulas armadas de fortísimos dientes, capturaban otros animales acuáticos, e inclusive aves, pterodáctilos y algún desprevenido dinosaurio.

Su columna vertebral estaba constituida por unas 130 vértebras. Su larga y potentísima cola, a la que imprimían movimientos ondulantes les propulsaba en el agua, mientras sus patas, convertidas en paletas, les ayudaban a mantener el equilibrio, y a no rodar de costado. 

También las tortugas estaban incluídas en su dieta, entre ellas las más grandes, como el Archelón, que llegaba a tener el gigantesco tamaño de cuatro metros.

El Arquelón contaba con un caparazón muy ligero, que le permitía desenvolverse con mucha facilidad en el agua, pero que sin embargo, le defendía de los ataques de sus enemigos. 

Pesaba entre dos y tres toneladas y vivía junto a otros reptiles acuáticos en los mares de Norteamérica. 

Sus poderosas patas terminaban en "dedos" extremadamente largos, unidos por una membrana.

La evolución que concluyó en las grandes tortugas acuáticas, se llevó a cabo progresivamente.

El gigantesco Arquelón, tortuga marina de 4 metros, que pesaba entre 2 y 3 toneladas.



Cronosauro: visión artística con piel moteada y verdosa, poderosas mandíbulas con formidables dientes y cuello relativamente largo. En el plano inferior, una gigantesca tortuga marina, que era presa del monstruoso reptil.
Conjunto de reptiles de la Era Secundaria, caprichosamente reunidos,dado que corresponden a diferentes períodos geológicos.

Plesiosaurio reposando en una playa, junto al espumoso oleaje. Observar : el flexible cuello de cisne, el puntiagudo hocico, los grandes ojos, los miembros en forma de aletas (más grandes los anteriores que los posteriores), las gruesas costillas (que le permitían arrastrarse en la arenosa costa) y la forma de la curiosa cola, que le servía de timón.

Mosasaurus hoffmannii

El Mosasaurus hoffmannii fue uno de los mayores ejemplares, alcanzando una longitud de 17,6 metros, que superaba a la mayoría de los tylosaurus, que generalmente rondaban los 14 metros.


Sus órganos motrices eran  "palas" o aletas muy hidrodinámicas, un poco más pequeñas las traseras que las delanteras.

Su mandíbula articulaba fuertemente contra el cráneo, lo que le proporcionaba una estructura muy poderosa.

Contaba con grandes ojos y su cuerpo presentaba el aspecto de un tonel.


Peces y tortugas, amonitas  y tiburones, constituían platos favoritos para este gran depredador marítimo.

Su principal medio de propulsión, todavía más que sus "paletas" era su poderosa cola provista en su extremo de una potente aleta caudal en forma de media luna.



Comparación de tamaños entre un Mosasauro gigante (de 18 metros), un Elasmosaurio situado debajo (en color azul) de 14 metros, y un ser humano ubicado en las fauces del monstruo. Obsérvese la puntiaguda cresta dorsal y el apéndice membranoso ubicado en su cabeza

Visión moderna de un paleoartista : Mosasauro y su cría, provistos de hermosa cresta redondeada.


Mosasaurio atacando a un gran tiburón.

Los mosasáuridos se encontraban en la cúspide de la cadena alimentaria.
Impresionante silueta de un mosasaurio , de musculoso cuerpo , grandes aletas y  temibles mandíbulas dentadas.

Comparación de tamaños entre grandes "saurios acuáticos"

LIOPLEURODÓN

Hay autores que lo consideran como uno de los más grandes depredadores marinos, más grande aún que el cachalote, que llega a pesar 50 toneladas. 

Sus fósiles han aparecido en Europa, particularmente en Inglaterra y Rusia, Francia y Alemania. Restos similares han sido descubiertos en América, en especial en México y Chile. 

La mayor parte de ellos, medían entre 7 y 9 metros.Estos ejemplares, pesaban unas 17 toneladas.

Sin embargo,los más grandes Liopleurodones habrían medido 24,6 metros de longitud y se ha calculado que su peso oscilaba ente las 75 y las 150 toneladas.


Sus dientes estaban en la parte delantera de sus mandíbulas, y con ellos capturaba peces y tortugas,tiburones, calamares y todo organismo marino que encontrara. 

Sus patas traseras eran más grandes que las delanteras, y con ellas se impulsaba a la velocidad de 45 kilómetros por hora.

Eran ovovivíparos, y en caso de quedar varados en la playa, por efecto de una tempestad, morirían asfixiados por su propio peso.


Su impresionante dentadura estaba formada por dientes del tamaño de machetes, con mandíbulas suficientemente fuertes como para triturar los huesos de sus presas. 

Se han exhumado fósiles de 12 metros, otros excedían de 15, y recientemente han aparecido unos que se estima,medirían como mínimo 18 metros de longitud corporal.

Estas son estimaciones basadas en hallazgos parciales: vértebras, mandíbulas, huesos sueltos, y dientes esparcidos por toda Europa.


Es preciso recordar, que el continente europeo,durante el período Jurásico (162 a 144 millones de años) era una colección de islas dispersas en un mar tropical poco profundo.

Dos  ejemplares han aparecido en México, cuyos restos incompletos, sugieren que en estado adulto, habrían sido impresionantes: cuerpo musculoso e hidrodinámico, con aletas muy potentes.

Estos ejemplares mexicanos han sido asignados a Liopleurodón Ferox, aunque algunos especialistas, ponen en duda esta afirmación. 

Como del examen de su osamenta, los más prestigiosos investigadores están convencidos que se trata de ejemplar juvenil, se concluye que en estado adulto, podrían haber alcanzado 25 metros de longitud, con una masa corporal superior a las 50 toneladas.



Por su dentadura,se sabe que el Liopleurodón era carnívoro y cazaba otros reptiles nadadores, y particularmente a los tiburones gigantes de su época.

El registro fósil conserva restos de sus víctimas: ictiosaurios medio devorados, aletas de plesiosauros con marcas de dientes,entre otros, son una clara evidencia de su voraz apetito. 

Recientes investigaciones del cráneo del Liopleurodón, demuestran que tenía fosas nasales pequeñas, pero posiblemente cubiertas de una mucosa especial,que le permitían "oler en estéreo" permitiéndole identificar perfectamente, el origen de los olores y por lo tanto de sus presas,incluso en situaciones de baja o nula visibilidad.

La potencia de mordida del Liopleurodón era tremenda: su mordisco llegaba a las 6 toneladas de presión ( es decir, el doble de potente que la del Tiranosaurus rex. 

Su largo cráneo, era de forma triangular, con dientes enormes, muy afilados y alargados.

Comparación de tamaños entre un gigantesco Liopleurodón y otros organismos marinos

Por la estructura de sus aletas, podría alcanzar, ( en caso de necesidad ), una velocidad máxima de  55 kilómetros por hora. 

Los estudios anatómicos, sugieren que sus pulmones debieron ser  enormes, por lo cual se deduce que podría pasar hasta 20 minutos bajo el agua.

Luego se vería obligado a llegar a la superficie  y con sus mandíbulas  abiertas, tomar grandes bocanadas de aire, antes de sumergirse en busca de sus presas. 


KRONOSAURUS

A veces llamado "el rey de los mares" vivió hace 110 millones de años, durante el período Cretácico Medio.

 El primer esqueleto fosilizado fue encontrado en 1889, por A. Crombie en Queesland ( Australia ). En 1924 Longman le asigno nombre.

Un fósil mucho mas completo ha sido encontrado en 1977, en Villa de Leyva (Colombia).

Sus miembros actuaban como "paletas" enormes, por lo que nadaba en parecida forma a las tortugas marinas.

Incluso, habrían tenido la capacidad de avanzar un poco en tierra firme, como lo hacen las focas.

Algunos ejemplares llegaban a los 12 metros de largo y a las 15 toneladas de peso.

Para tener una idea aproximada : una orca llega a los 9 metros y pesa unas 6 toneladas.  El craneo de una orca mide 1,5 metros, mientras que el de un Kronosaurio era de 2,70 metros. 

Pocos depredadores contaban con estas dimensiones y armas tan letales. Incluso, algunos ejemplares gigantescos, habrían llegado a los 14 metros de largo. Las piedras encontradas en su estomago, tal vez hayan cumplido una doble función: moler la comida ingerida y actuar como peso, para ayudarle a bucear en las profundidades. 

Se piensa que colocaba sus huevos, en nidos que excavaba en las arenas de playas solitarias.

Sus enormes mandíbulas tenían dientes afilados en la parte delantera y redondeados en la parte de atras, los cuales eran utilizados para aplastar conchas marinas.

Se alimentaba de peces, tortugas,cefalópodos, plesiosaurios y todo organismo marino que encontrara.




Cronosaurio de 12,80 metros comparado con el ser humano

Reconstrucciones artísticas del Kronosaurus



Moderna reconstrucción paleoartística de Kronosauro

Esqueleto reconstruido de Kronosauro  de 13 metros

Mandíbulas de Kronosaurus de 2,70 metros de largo


Curiosa visión paleoartística  de Josef Moravec



Mandíbulas impresionantes de 2,70 metros con dientes de 30 centímetros de largo.

Cronosauro (su cabeza mide 3 metros de largo) al acecho de sus presas.
Esta variedad, presenta un cuello relativamente largo.






Distintas variedades de Kronosaurus



Cronosaurio de 13 metros atacando a un Plesiosaurio de 6 metros



PLIOSAURUS FUNKEI

Un cráneo de 3 metros, dientes del tamaño de enormes bananas, y vértebras cervicales grandes como platos soperos ... ; con razón este depredador fue apodado "El  MONSTRUO".

Estos restos son la joya de un descubrimiento científico de primer orden, ubicado en la cadena de islas de Svalbard, entre Noruega y el Polo Norte.

Los restos (más de 20.000 fragmentos) fueron hallados en el hielo, en junio del año  2006, y en gran parte extraídos, en el transcurso del año 2008.

Exhibidos en el Museo de Historia Natural de Oslo, la capital noruega, fueron catalogados como pertenecientes al  Pliosaurio funkei, ejemplar científicamente considerado como "uno de los más grandes Pliosaurios conocidos".

El paleontólogo Jorn Hurum y su equipo, han dejado boquiabiertos a los expertos, al mostrar que no se podía avanzar 100 metros en la zona del descubrimiento, sin encontrar  huesos.

Los especialistas destacan que los hallazgos fósiles "son huesos articulados, ensamblados unos en otros", y no simples fragmentos óseos.

La riqueza fosilífera de esta zona es extraordinaria, pues junto a los restos del monstruoso Pliosaurus funkei,  fueron encontrados en total, 21 osamentas de Plesiosaurios de cuello largo, 1 osamenta de Plesiosaurio de cuello corto, y 6 osamentas de Ictiosaurios.

Este Pliosaurio que existió en los tiempos del Jurásico superior, fue un depredador marino de gran talla. Sus extraordinarias mandíbulas medían más de tres metros, armadas con unos cien dientes de más de 30 centímetros. Su longitud corporal, a partir del examen de sus huesos, ha sido estimada en unos 15 metros y su peso en el orden de unas 45 toneladas, o todavía más.



El Depredador X devorando a sus presas

El gigantesco reptil acuático, engullendo a un Plesiosauro.

 Otro aspecto del monstruoso depredador X.

Liopleurodón ferox

Liopleurodón ferox era otro formidable reptil, cuyos dientes de lados lisos, le dieron nombre. 

Lagarto marítimo superdepredador, poderoso y gran nadador, que vivió en los mares jurásicos que cubrían partes de Europa y Norteamérica. 

Este pliosaurio contaba con miembros parecidos a "paletas", que lo propulsaban por el agua con una increíble de aceleración. 

Sus orificios nasales le permitían "saborear" y analizar el agua, investigando los olores que lo conducían directamente hacia sus víctimas.

Su tamaño ha sido inferido a partir de su longitud craneal y es tema muy controvertido.

Se estima que la mayoría de los ejemplares adultos, promediaban los 6  ó 7 metros de largo.


Según L. Tarlo, respetado paleontólogo, el cráneo de un pliosaurio, sería la séptima parte de su longitud corporal. 

El Liopleurodón ferox, (de acuerdo con esta estimación), con un cráneo de 1,54 metros, alcanzaría un largo de 10 metros y medio.

Sin embargo, las más precisas investigaciones, indican que los cráneos de estos reptiles marítimos, son realmente 1/5 de su longitud.

En la universidad de Tubinga en Alemania, se exhibe un esqueleto completísimo. En la de Oxford, se exhibe una mandíbula parcial de 2,80 metros de largo, que completa, bien pudo medir 3 metros.

Si su cráneo fuese de 3 metros, de acuerdo a lo señalado, este ejemplar pudo haber medido 15 metros. 

Algunos restos fosilizados excavados en Inglaterra, indican la existencia de un ejemplar todavía mayor, de más de 15 metros. 

Podría ser que, tal vez,alguno de los restos asignados al Liopleurodón, pertenezcan en verdad al Pliosaurus Macromerum.  


Todo esto es tema de debate en los medios académicos,pero es indudable que estos seres fueron los reyes y señores de los mares, en la misma época que los dinosaurios ejercían su dominio en tierra firme.

TILOSAURIO

Su nombre significa lagarto protuberancia y era en realidad un mortífero y escamoso amo de los mares cretácicos, provisto de inmensas fauces pobladas de afilados dientes.

Este  reptil marítimo carnívoro de apetito voraz, era uno de los predadores más temidos en los mares del Cretácico superior .

Su característica más distintiva era su cilíndrico y alargado hocico, con el que se supone embestía y aturdía a sus oponentes.

El Tylosaurus Proriger  era enorme, con una longitud corporal que superaba largamente los 15 metros. Este voraz reptil acuático contaba con eficaces aletas con las que nadaba velozmente, potentísima cola para empujar y dirigir su musculoso cuerpo y una alta y vistosa cresta en el dorso.

Sus orificios nasales se ubicaban cerca del extremo del hocico, y como reptil de respiración pulmonar, debía llegar a la superficie para respirar. 

Estos terroríficos seres eran depredadores irreductibles y luchaban entre sí disputándose las presas.

Algunos ejemplares llegaban a medir hasta 17,5 metros de largo, y pululaban en el medio acuático como amos y señores, esparciendo el terror por todos los mares.

Imágenes de Tylosaurus

En la imagen se destacan : el puntiagudo hocico, las palmeadas aletas y la peculiar cresta sobre el lomo y la cola. 
Observar la novedosa visión paleoartística, con aleta caudal en forma de media luna.



Dos modernísimas visiones paleoartísticas del monstruo acuático.


Devorando a una mantarraya.


Imágenes superiores: en la primera se aprecia un combinado ataque contra un gigantesco quelonio marino, la famosa tortuga Arquelón.  En la segunda vemos una maqueta del feroz  tylosaurus.

Comparación de tamaño con un ser humano

Modernísima reconstrucción paleoartística del Tylosaurus, desplazándose con movimientos ondulantes, impulsado por su potentísima cola. Obsérvese la cresta, diminuta sobre la cabeza y lomo, y muy pronunciada sobre la ancha y poderosa cola.


Agradecimiento y cierre:


La calidad nunca es un accidente. Siempre es el resultado del esfuerzo de la inteligencia y de la dedicación personal. El secreto de la vida no es tanto hacer lo que uno quiera, sino querer lo que uno hace.

La curiosidad, el entusiasmo, el asombro, así como la motivación interior por el descubrimiento y el deseo por querer ayudar en la construcción de un mundo mejor, son los motores que activan el progreso de la humanidad.

El talento personal de cada quien, y la muy paciente y ordenada constancia, son los factores más importantes del éxito.

Como muy bien señalara el gran empresario estadounidense e inventor Thomas Alva Edison (1847-1931)“Las genialidades son resultado de un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración".

Nosotros, amamos lo que hacemos. Con energía vamos a más. Constituimos un equipo multidisciplinario y cooperativo, donde cada articulista se ocupa de ofrecer lo mejor de sí, divulgando entre el gran público las facetas más interesantes de su especialidad.

En el presente weblog “Misteriosde nuestro mundo y del universo”, los articulistas buscamos ofrecer un panorama general en nuestros respectivos saberes de competencia, que nutra y acreciente el interés de los lectores por profundizar en esta variada gama temática, procurando así estimular la curiosidad por la Ciencia, el Arte, y la Cultura.

Carlos Brunetto, autor de estas líneas, expresa sinceramente su agradecimiento y reconocimiento por la valiosa participación de los ingenieros Juan Carlos ANSELMI y Aulo Fernando GARCÍA, así como la más reciente colaboración de la arquitecta Adriana ISRAEL, en la apoyatura técnica que ellos me han brindado.

También agradezco profundamente a los cibernautas de Uruguay y del mundo todo, por las frecuentes visitas realizadas a los artículos aquí publicados.

Y cerrando estas líneas finales, y como ya me es habitual, me despido de todos con un fraterno abrazo, y hasta un próximo encuentro.